29.9.08

Ese pibe que no estaba roto

Quizás sea revelar un poco mas de lo que estoy acostumbrado a mostrar de mi mismo, pero el fin de semana en uno de esos raptos de lucidez decidí limpiar la cantidad de mails que tengo en mi cuenta. Y al hacerlo note algo que la verdad no se como calificarlo, no se si es bueno o malo.
Puedo revivir todas mis “historias de amor” simplemente releyendo mis mails viejos.
Sería injusto con alguna chica –pero no con migo mismo- si digo que todas fueron historias marcadas por el fracaso.
No voy a ponerme a discutir con migo mismo –ahora- si lo que fue, fue o creí que fue o quise creer fue o pudo haber sido, o debería haber sido, y porque no ¡no debería de haber sido! Sin embargo, me parece muy loco tener ese registro involuntario de mi mismo. Me leí honesto, no porque haya dicho o no verdades. Me leí honesto porque soy así.
Parte de mi fin de semana se basó en “analizar” muchos de los mails enviados y recibidos. No aprendí nada de mismo, pero tampoco esperaba hacerlo. Más bien me dio nostalgia, porque un poco -solo un poco- extrañe al pibe ese que no estaba roto.